Advertencia 2

Advertencia: Contenido a veces sarcástico para mentes abiertas y tolerantes hacia pajas mentales con escasa eyaculación de originalidades.

Advertencia

Advertencia: Emo es muy mainstream... Misantropía Rules!

viernes, junio 12, 2015

Por qué no escribo (parte 3)

¿Y dónde está la parte 2? En la carpeta de borradores, por supuesto. Tenía planeado escribir una serie de entradas pero me volví un ocho en el segundo post. O sea, que toqué un recuerdo y todo se me fue a la mierda. Pos eso, la segunda parte saldrá cuando reúna el coraje para revisar qué diantres escribí... o no.
Como sea, he aquí otra razón importante por la que me guardo mis opiniones para mí.

Cuando empecé con el blog, azuzada por un amigo de la época, mi acceso a internet 24/7 en la comodidad de mi hogar era relativamente reciente. Todavía no había explorado el universo internaútico y, aunque me topé con uno que otro blog perturbador en mal sentido, creo que aún dicho universo no alcanzaba las dimensiones que tiene hoy en día.
Y, por supuesto, ignoraba yo casi totalmente la existencia de los trolles profesionales. Vale, seguramente tienen otro nombre, pero me refiero a esta gente que entra a un foro/blog/pagina cualquiera, y pone su comentario, con la única intención de generar malestar y que otras personas respondan, generalmente en tono de guerra a muerte.
Tampoco se me ocurrió que podría haber personas que crearan un blog con una identidad distinta a la suya, solo para generar malestar y que otras personas les respondieran en tono de guerra a muerte. No se me ocurrió, porque me parecía una de las cosas más estúpidas que alguien podría hacer con su tiempo. Hasta que conocí a una, face to face. "Pero... ¿Pooor quéee?", pregunté. "Para ver qué responden", respondió. En ese momento me di cuenta que no solo me parecía una de las cosas más estúpidas que hacer con el tiempo de uno, sino que realmente lo era.

Sí, hay gente que no dice directamente quién es. Yo, por ejemplo, que oculto medianamente mi identidad real, porque quería tener la libertad de decir las cosas que pienso y siento sin dañar a las personas por las que me siento y pienso de determinada forma. Que tampoco ellos tienen la culpa de que yo sea como soy, y seguramente ni siquiera la tienen por ser ellos como son. Y no quería ni quiero ir creando ampollas por la vida, que luego exploten y me bañen de pus. O sea, no más de lo que ya hago. Algunas ampollas sí que valen la pena crearlas, y a esas les doy la cara y me aguanto el mierdero que me llueva encima. Pero en general son cosas tan idiotas que no valen el mierdero. Otras son demasiado personales, y no vale la pena revelar la identidad de los involucrados. Porque el asunto principal es sacarme el mierdero que llevo dentro, ponerlo en una pagina en blanco y ver qué está causando la infección. Como un análisis de heces, supongo. Y bueno, lo publicas, por si hay otros que estén pasando por el mismo mal que tú, y compartan soluciones, o encuentren las suyas mientras te leen, o se sientan menos solos mientras te leen, de la misma manera que yo encontré soluciones o me sentí menos sola leyendo a otros.
Así que yo oculto medianamente mi identidad para decir cosas que me encantaría poner en Facebook, pero que no lo hago porque no quiero ver quién le da "me gusta", y sobre todo no quiero saber quien de los que conozco es tan estúpido como para responder con una idiotez a una de mis opiniones personales, o problemas personales, o lo que sea mío que elijo mostrar. Porque ya mando a suficiente gente a la mierda cada día de mi vida. Que el problema sea que no suelen irse... o no con la rapidez que me gustaría, es otro asunto, para tratarse en otros posts.
Aquí la cosa es que, ¡pooor tooodooos los Ciiielos! ¿Quién demonios abre un blog con el nombre de otra persona, generalmente famosa, y escribe insultos a diestra y siniestra? ¿Por qué la gente hace eso? No lo entiendo. No, no lo entiendo. O sea, supongo que podría entenderlo racionalmente, si me sentara e intentara meterme en las cabezas de estas personas. Supongo. Pero no quiero hacerlo. De veras.
(A ver como enlazo esto donde estoy ahora con la idea principal que tenía al empezar el post sin fumarme toda la caja de cigarros en 3 horas...)
Es decir, sí, me gusta entender las cosas, la gente, las ideas. Pero cualquiera que sea el principio que gobierne el impulso de ponerse a decir idioteces por el mero gusto de poner a pelear a otros, por hacer que otros se conecten con sus lados más mezquinos y te insulten... Bueno, es un principio que está a millas de distancia del mío. Y la distancia se siente tan abrumadora que no sé si quiero recorrerla, si valga la pena hacer el recorrido. Aunque en mi mente hay varios engranajes haciendo click, click, click y una que otra voz diciendo "Sí, sí, sí ¡ya casi lo tienes!". Como sea, esto también es un tema muy interesante para mis próximas reflexiones, y para otros posts sobre el asunto del entendimiento.

El punto, uno de ellos, es que hay mucha gente en la red diciendo cosas estúpidas, argumentando sus estupideces sobre bases aún más estúpidas, necias e infantiles. Y lo peor, es que muchas de estas personas ni siquiera creen en lo que escriben, solo te atacan por el placer de herirte.
Porque si alguien está realmente defendiendo aquello en lo que verdaderamente cree, se entiende que el que uno tenga un pensamiento u opinión o sentimiento distinto les hace sentir blanco de un ataque y tienen, o sienten que tienen que defenderse de ti, maldito blasfemo que proclamas herejías. Eso puedo entenderlo y lo entiendo.
Lo que me cuesta un universo y parte de otro entender es a la gente que lo hace por joder, sin defender nada, solo por joder.
Y claro, me molestan los ataques sin sentido, y me provoca entrarlos a patadas y ser un poquito Nerón y quemarlos en un Coliseo. Y no me gusta ser esa persona, pues. ¿Cómo puede uno comunicarse cuando el único pensamiento que habita tu mente es dónde diablos conseguir la mayor cantidad de madera seca lo más rápido posible? No, así no se puede hablar. Así no se puede escribir. Así no se puede uno abrir y mostrar otras cosas que te duelen de verdad, que te ocupan de verdad.
Pero... amachemonos, no? "Man up", como le dijo Pratchett a un fan.
Esta gente existe y existirá, en la red y en la vida real, e incluso alguna vez uno será parte de ese grupo. Alguna vez uno sentirá el impulso de hacer que otra persona se salga de sus casillas y te insulte. Estoy segura que alguna vez lo he hecho, o varias, y que seguramente lo hice por jugar, y luego de reírme intenté calmar las cosas. Supongo. Espero. I don't know...

Entonces, entras a un blog o foro, buscando información sobre un tema, y te encuentras con una sarta de estupideces que te generan una reacción, y ya estás a punto de responder cuando te das cuenta que las cosas se han salido de control, y no hay bandos buenos, porque todo el mundo está ya insultándose unos a los otros y te preguntas si el que encendió la mecha no sería un troll sin nada mejor que hacer con su vida.
Y, aunque trataras de poner en práctica las pocas buenas lecciones que has aprendido en la vida, como que las opiniones son siempre personales y no hay que emitirlas como si hablaras de verdades universales, o que es importante hacer una buena argumentación de tu opinión porque el "porque sí" es una base completamente subjetiva que no explica nada y que todos tenemos derecho a nuestras propias visiones... Bueno, pues aunque pongas en práctica estas lecciones, ya el zaperoco está armado, los trolles están cagados de la risa y los demás están demasiado atrapados en la telaraña para ver quién es amigo o enemigo, así que si te atraviesas, lo más seguro es que lleves palo porque sí, porque es obvio que en esta fiesta de golpes cualquier cosa que no se defienda es una piñata, y nada mejor que darle palo a una piñata. Vale, a veces es que no están viendo que llevas un lanzallamas, lo que te hace más peligroso todavía, porque ¿cómo se te ocurre entrar en una fiesta de golpes y tratar de calmar la situación llevando un lanzallamas? Are you kidding me?
Y entonces no escribes, y dices "lo dejo para mi blog", pero empiezas a cuestionarte sobre la validez de tu opinión. Después de leer tanta estupidez basada en un sin sentido aún peor, empiezas a preguntarte si tu estupidez personal no estará basada en un sin-sentido aún mayor que los otros... Y te callas. Porque aparte, tu blog casi no recibe visitas y como tienes ese titulo tan particular, los pocos que te visitan parecen estar haciendo un curso con algún grupo terrorista, con el que por supuesto no tienes nada que ver, porque a ti lo del terror solo te va si tiene vampiros y las escenas gore son lights.
Así que te das cuenta que aunque argumentaras muy bien tu opinión, y que dejarías claro que es tu visión muy propia -y muy personal muy tuya de ti- del asunto y que de ninguna manera estás tratando de captar seguidores para ninguna secta religiosa, pues escribir en tu blog es como hablar al viento, que tu mensaje no llegaría a ningún lugar, que aparte TIENES todavía que trabajar mucho en eso de aceptar las realidades ajenas... Y te conformas con pensar en el tema y sus ramificaciones mientras lavas los platos, la ropa o limpias la casa, o caminas a algún lugar.
Pero claro que tienes opiniones, tienes opiniones sobre todos y cada uno de los temas que conoces, y sobre otros que no conoces también. Y sabes que aunque esas opiniones lleven un poco de ti, no es tampoco tanto como para estar dispuesta a matar a alguien por ellas, y mucho menos a hacer que te maten por ellas. Que una cosa es pensar y otra actuar, y de ninguna manera tengo ganas de azuzar acciones que me bañen de pus.
Porque, si esas opiniones realmente fueran parte de tu verdad vital... ¿No deberías unirte a alguna causa que las defienda? ¿No deberías unirte a alguna marcha pro-derechos-de-algo y estar dispuesta a recibir una bala o una nube de gas lacrimogeno por ellas?
Claro, a menos que lo tuyo fuera la no-violencia, y la aceptación del Todo-tal-cual-es y de Aquello-que-Es, y entonces comprenderías que las Ideas son tan apegos de la Mente como los Deseos, y que todo es una trampa del Ego... Y que tampoco tiene mucho sentido unirte a ningún grupo religioso por que la Verdad está en todas partes, aunque no puedas comprarte ropa con ella...
Y cuando te das cuenta, ya terminaste de limpiar y estás reventada y lo único que quieres hacer es echarte un rato y mirar a un tipo lindo luchar con su marca de Caín (Supernatural FTW!) mientras le haces piojito-piojito-piojito a tu gato.

Y por eso no escribo, parte 3.



jueves, junio 11, 2015

Describiendo acciones.

Sonrío.
Enciendo un cigarro más, con una sonrisa enorme colgada de mi rostro.
Sonrío más.
Escucho de fondo un viejo grupo que acabo de descubrir, y parece que me siento completamente llena.

Doy una calada, y sigo sonriendo, como intoxicada de ... poesía. Ebria de poesía, ya que no de vino ni virtud.

La comisura izquierda de mi rostro se estira, como si un malicioso recuerdo la halara.

Suspiro y sonrío como si amara las horas como ésta, como si en estas horas pudiera reírme tiernamente de mis errores y equivocaciones.

El rostro se relaja, como si el peso del sueño obligara a los ojos a cerrarse y le impusiera al cuerpo acudir al encuentro de Morfeo.

Los ojos brillan, como si hubiera comprendido de repente el sentido último de una frase que me rehuyó durante décadas.

No tengo que ir a ninguna parte.




(De julio 2014. No sé por qué lo dejé en la carpeta de borradores, pero como no está mal, lo publico hoy :P)

jueves, julio 17, 2014

Por qué no escribo (parte 1)

No es que no escriba nunca. Escribo casi todos los días. Es como leer. Que no lea un clásico todos los días no significa que no lea. Significa que leo basura todos los días.
Pues lo mismo con escribir. Yo escribo todos los días, aunque sea un número telefónico (ja, ja).

Ahora, ¿por qué no escribo de manera profesional, por qué no llevo un diario o una libreta con anotaciones diarias con todas las ideas brillantes que tengo todos los días?
Pues porque no soy tan brillante como me gusta pensar. Y cuando escribo, lo noto.
Mi mente hace un par de zentillones de conexiones por segundo, de las cuales yo puedo seguir una... con dificultad. Mucha dificultad.

"Pero anota las ideas apenas las tengas", me han dicho un montón de veces.

¿Recuerdan que mencioné que mi mente hace un par de zentillones de conexiones por segundo?

Por ejemplo, lo que disparó este texto, fue un chisme sobre las infidelidades de William Levy. O como se llame el rubio este que trabaja en México pero es de otro país.


Por otro lado, me gusta extenderme cuando escribo. Y cuando hablo.
Porque me gusta asegurarme de que lo que digo sea apropiadamente entendido.
No, no me parece que explicar un chiste le haga perder la gracia. Yo disfruto la risa compartida, ese momento cuando la cara de la otra persona se ilumina con comprensión, aunque al segundo siguiente me digan "Iiiiiaaaaack, Explosiva, que aaaaaaaaaaaaascooooooooo"... Y me cuenten luego un chiste peor, que me cause un trauma de por vida (y esto no hace ninguna referencia a un hecho de la vida, ¡qué va! Ja, ja, ja)


Tengo una historia en el horno. Una historia que me encanta. Bueno, dos historias. Tengo un par de personajes principales que son... una maravilla. Las amo. Y tengo varios personajes secundarios que son una delicia.
Así que de repente estoy haciendo cualquier cosa de la vida diaria, y zas, "veo" una escena perfecta. Pero por supuesto, estoy ocupada, así que me toca terminar lo que esté haciendo y luego, muy luego, tal vez me siente a escribir.
Mientras tanto, mi mente sigue haciendo conexiones sobre un montón de temas personales imperecederos, más los temas impersonales que la vida diaria te va dando, más todos los otros problemas que consiguen filtrarse. Porque es que no sé dónde está el botón del firewall en mi cerebro. Y no hablemos de dónde conseguir el antivirus... No porque no se pueda, que la imagen es deliciosa... Mmmm... Vale, sólo lo anotaré rapidamente, muy esquimatico: Religión=Antivirus. Religión o cualquier otra cosa que ocupe tu mente. ... *hace un par de conexiones más, y milagrosamente suena el telefono* JA! Salvada por la campana!

De acuerdo. El asunto es que cuando me siento a escribir, esa escena perfecta que conseguí "ver" durante un brillante y extático (joder, diccionario, de éxtasis, no de falta de movimiento), lo que escribo termina en un lugar distinto, a veces diametralmente opuesto. Por no hablar del desarrollo de la escena.


Por otro lado, me gusta escribir de un tirón. Y me cuesta que jode arrancar, hallar esa primera frase, esa primera palabra con la que cada texto empieza. 
*imagenes de varias primeras frases. Toooodas ... poco practicables*

Lo que me lleva al otro punto. El hecho de que de vez en cuando consiga atinar y escribir una frase genial sobre algún tema que me ocupe, se debe al mismo proceso que Edison siguió para crear un bombillo. Fallo, fallo, fallo, fallo, fallo, fallo, fallo, fallo, fallo (repita un millón de veces), éxito.

Si todo lo que saliera de mi boca tuviera el mismo nivel de genialidad que cualquiera de esas frases que a Brujita tanto le gustan... Bueno, sería bastante difícil convivir conmigo. Joder, los niveles de inspiración se dispararían hasta la Iluminación Perfecta y la Conexión Eterna.

Y vale, igual es difícil convivir conmigo, pero por razones menos maravillosas. :P

Which is nice  =D


(Editado julio 26: Thomas Alva Edison no inventó el bombillo. Pero tuvo la paciencia para perfeccionar el invento de Sir Joseph Wilson Swan, químico británico. El bombillo. Ante cualquier duda, GOOGLE!)

viernes, agosto 24, 2012

A veces me pregunto...

Estos últimos han sido días de mucho pensar. No siempre de una buena manera, pero aunque se piense mal, igual se piensa.
Supongo que todos tenemos nuestros 5 minutos emos diarios, y hay que gastarlos, porque se acumulan...
Así que, para descargar los de hoy, mis pensamientos vagaron, de nuevo, por la utilidad de mi vida -no ayudó que mirara un documental de matemáticas, ni ser fan de The Big Bang Theory- y me pregunté:

- ¿Qué tal si por cada uno de esos genios locos y asombrosos, que hacen un nuevo descubrimiento en cualquier área del conocimiento, hay cien mil, o un millón, o cien mil millones de locos que no son geniales ni asombrosos?
(Piensen en Sheldon Cooper, y en Albert Einstein. Piensen en la cantidad de gente que se les puede parecer,   pero que carecen del coeficiente intelectual)

- ¿Qué tal si todos esos casos de personas no geniales fueron el paso necesario para que Dios o Ellos o quién sea que maneje el Universo lograra dar con la fórmula exacta para crear un genio?

- ¿Qué tal si el logro fue sólo una cuestión de azar, de ley del caos, de ley de murphy, de probabilidades y no hay una fórmula que pueda repetirse con exactitud, ni que garantice la obtención de resultados similares?

-¿Qué tal si para que yo existiera (y estoy pensando en un monton de gente como yo, qué sé que existen, aunque no conozca a ninguna que padezca mi mismo y exacto "don"), tuvieron que existir miles?
-¿Qué tal si yo fuese el experimento que salió mal? ¿Qué Controlador desalmado sigue permitiendo que yo exista? ¿Por qué nadie viene a borrarme o desecharme?

o.O!!!
Oh, Demonios!
¿Qué tal si yo fui el experimento que salió bien????

No importa como lo mires, estamos jodidos.
Porque si yo soy uno de los experimentos que salió mal, y nadie ha venido a borrarme, quizás es porque ya estamos en el lugar donde se desechan los desperdicios...
Y si soy el experimento que salió bien... Estamos taaaaaaaaan jodidos... pero taaaaanto...


xDDDDDD



PD.: ¿En qué puto idioma está el corrector ortográfico que me salen amarillas casi todas las palabras??

martes, abril 03, 2012

Incongruenciando cojones

Mi astrólogo favorito dice que estaremos en mercurio retrogrado hasta el 05 de abril. No he consultado mi programa, pero recuerdo que usábamos el mismo, así que si él dice que estaremos en mercurio retrogrado hasta el 31 de febrero, yo le creo.
Conclusión -aparte del hecho de que cuando quiero confiar en alguien, lo hago más allá de la lógica-: Faltan dos días todavía pa' que las comunicaciones se enderecen. Pooooor lo taaaanto, este escrito está hecho en un tono de tocar cojones. Porque sí, porque así soy yo, porque me da la gana, y me provoca, y puedo y quiero.
Más naa.

Estoy escuchando un programa de radio mientras juego, y escucho al locutor y a su invitado, perder el control del tema que ellos mismos habían elegido.
La Incongruencia.
Vale, pusieron varios ejemplos bastantes claros de lo que es la incongruencia... (según se miren, porque, si te encuentras con alguien como yo, puedes perder la paciencia aún más rápido que la congruencia ^^). La cosa es que se perdieron completamente a la hora de explicar la palabra.
Por eso recurrieron a los ejemplos, y por eso los ejemplos no fueron del todo convenientes. (ja!) O congruentes (ja, ja!!).

A pesar de lo que parezca, esto que escribo no es para comentar el pobre manejo del lenguaje y de las ideas que tienen nuestros comunicadores sociales. Eso es harto sabido, conocimiento popular. (jo!)
No me interesa la crítica, aunque es importante poder fundamentarla bien.
Porque al reflexionar sobre las impresiones, es que obtengo ese conocimiento de mí misma que es el que realmente me interesa.

Mi punto al escribir es esto es decir que no existen las incongruencias. JA!
Como dice Oscar Yanez: Chúpate esa mandarina.

La posición de ellos: La incongruencia en tu vida te impide sentirte bien -y obtener el éxito en forma de abundancia económica, física, y todo lo demás que se te ocurra.
Mi posición: WTF!! ¿A quién le importa?  Let's smoke that shit, too!! *me retuerzo de la risa*

Mi posición mejor explicada: La incongruencia es aquello que no tiene una relación lógica con otra cosa con la cual es comparada. Es decir, que la incongruencia surge cuando dos cosas van en sentidos contrarios. Dos ideas, dos conductas, dos palabras, dos mensajes.
Hasta acá, concuerdo con el punto -mal y poco explicado- de los tipos del programa.

Así que me quedo pensando en que tengo que buscar la palabra en el diccionario, sólo para estar segura de que sé su significado.
Y también, en un momento de Iluminación Perfecta, me doy cuenta que la incongruencia ... no existe.
Porque uno no es sólo dos ideas, dos conductas, dos acciones.
Uno, yo y tú y el de más allá, somos un conjunto de ideas, conductas y acciones. Y es lógico que algunas se contradigan!. Somos el universo, en versión humana.
Joder, realmente estaba bueno eso que me fumé!! (frase metafórica para unir el comentario anterior y reírme de mis propias palabras).

Bueno, como fue apenas un instante de Iluminación Perfecta el que tuve, difícilmente puedo transmitir todo el conocimiento obtenido.
En un nuevo intento de mi mente consciente por aprehender la sabiduría de aquello que no es mente, y dado que no soy un monje zen pa' explicarlo en un cuento corto, lo que puedo hacer es esto. Darle vueltas a la idea y tratar de poner en palabras algo que está más allá de ellas, un conocimiento que se transmite a través de una sensación.

Que la incongruencia, o incoherencia, no existe. Usando el ejemplo que pusieron los chicos del programa radial, si una persona quiere ser exitosa y se levanta a las 10 de la mañana... mi primera pregunta es en qué quiere ser exitosa. Porque si es un músico, o una prostituta, o posee un local nocturno que maneja por sí mism@... Pues tú me dirás. Seguramente a las 10am es que se está acostando.
O si es un escritor, o un estudiante que se desveló la noche anterior...
Es decir, que hay que tomar en cuenta otros factores antes de decir que al que madruga dios lo ayuda.
Ah, que se referían a la gente que tiene como costumbre la pereza, que es cómoda y que quiere que todo se lo sirvan en bandeja de plata, que quieren obtener resultados beneficiosos sin haber movido un dedo...
Espera... no es ese el objetivo de todos?? Poder hacer magia? xDD

Ya va, que sí que voy a una parte.
¿Qué es el éxito?
 ¿La abundancia ecónomica? ¿Tener sexo todas las noches? ¿La abundancia en todas sus formas?
Porque no puedo tener todas las abundancias juntas. Si me abunda la salud, me escaseará la enfermedad, sabes? ^^

En fin, que una incongruencia -o incoherencia- entre dos conductas en mi vida, reflejan que sí, hay algo que debo revisar. Pero en manera alguna es la causa de que no tenga éxito, sino el síntoma de algo que estoy pasando por alto.

Sí, no creas que no me he dado cuenta de que digo que la incongruencia no existe y luego demuestro que su existencia tiene una utilidad.

Cuando digo que la Incongruencia no existe, me refiero a que en el Gran Plan Maestro de Aquello que no es mente, todo es un continuo fluir. Allí, en ese estado de Bienestar, o incluso más allá del bienestar y el malestar, más allá de las percepciones humanas, todo es fluir.
La incongruencia la vivimos con nuestra mente humana en este plano de existencia.
Hmmm... bueno, tal vez también se experimente en otros planos, pero como el único plano existencial que tengo consciencia de estar experimentando es éste -y mis pequeños atisbos de la Iluminación Perfecta-, limitaré mis observaciones a lo que conozco :P

Ahora, no lo sé. No sé para que escribo esto, excepto para que no se me entumezcan los dedos (que es la versión digital de la frase de mi padre "pa' que no me hieda la boca").

Escribo esto pa' mandar a tomar polculo a toda la gente "nueva era", a mi actitud "nueva era", a todo el que se acerque a decirme banalidades sobre el "bien-estar".

Como diría el gran Hicks: En serio, mátense.
Jajaja.
Es en serio.
Mátense.
-.-


Qué no me jodas. Si quieres arreglar el mundo, tienes que tratarlo como si fuera una mancha de humedad en una pared. Es decir, tienes que tumbar la pared (y pienso en pink floyd y el muro y another brick in the wall). Hay que tumbar la pared, revisar las tuberías, a veces cambiarlas, sellar los posibles escapes de agua, volver a poner ladrillos, frisar la pared, pintar, poner el clavo nuevo, colgar el cuadro...
Vamos, que no es sólo echar una capa de pintura que tape la mancha.
Es arreglar lo que produce la mancha.
Y, en el caso del mundo, los que producimos la mancha somos nosotros.
Y, en nuestro caso, qué coño es lo que nos produce la mancha? cómo repararnos sin rompernos en el proceso?

No lo sé, pero seguro que no será sólo evitar las conductas incongruentes que me impiden el éxito.
Porque en este continuo fluir que es la vida, las incongruencias no son más que las piedras del camino, que forman el paisaje, sobre la cual me puedo trepar o sentar. O estrellar.
O lanzársela a alguien más :P ^^


Conclusión de esta perorata: la incongruencia existe, pero no es mala per se.
El mal no existe *silbo y miro hacia el techo*

viernes, febrero 17, 2012

Here I Am (Estoy aquí)

"WTF?!!", es lo primero que pienso cuando se abre la pagina para redactar la nueva entrada. No me gusta para nada la forma en que se ve en este navegador, pero si me pongo a intentar cambiarla, no escribo hasta el próximo año... o siglo... en otra vida, claro =P

Después de esta divaganción -que no me gustan estos colores tan claros, me siento en un hospital-, pienso en el título de la entrada y le agrego la frase que repetían en uno de los capítulos recientes de House. Pienso en las  asociaciones...

"PAAARAAAAA COOOÑOOO!! ENFOOOCATEEE!!!"
Y bueno, sí. Me tengo que vigilar a mí misma... porque me pierdo cada dos por tres.

No he escrito no por no tener nada que decir, sino por no querer decirlo. Hmmm... Por miedo a hablar. Por no querer tomarme el tiempo de ponerme en palabras... Por pensar mucho. Por no querer ser vista.

Lo que me lleva a lo que iba a ser el título original: en silencio. Lo que me hizo pensar en la canción de Ricardo Montaner, "En silencio estoooy aaaquíiii". Pero se me ocurre que es una canción de desamor, no?
No estoy pa' cantar desamores en este momento. Y tarareando la frasesita, me vino el capitulo de House.
"There she is". "Here I am".

Pienso demasiado. Lo que no es malo en sí, pero hace que me distraiga mucho del punto... Que es que tampoco tengo un punto.
Escribo porque me gusta. Que es por la misma razón que suelo hablar, porque me gusta, y -cómo decía mi anciano y venerado padre- pa' que no me hieda la la boca.

Tampoco tengo intención que quede "limpio" este "movimiento". Me da más nota documentar el "proceso".
Que es por lo que me disgrego.

Mente de ardilla es lo... ¡Mira! ¡Algo que brilla!
=D

Gracias a Brujita, he conseguido una copia digital de dos libros que tuve en mis tempranos veintes y que perdí hace tiempo, por haberlos prestado. "Bobo es el que presta un libro..."
Ahora, como dijo Mark Twain, lo difícil no es conseguir quién te preste un libro, sino quién te preste bibliotecas.
Espero que se refiera a los estantes, porque si no, no le veo la gracia...

"Ea! El puuuunto!", me dice esa pequeña voz en mi cabeza. Chica, que no hay punto, escribí más arriba, no me jo...
Pero no puedo engañarla. Ella sabe mejor que yo.

Y sí, claro que hay un punto.
Que los libros son excelentes. Maravillosos.
Lastima que la sensación de alegría por haberlos encontrado se evaporara tan rápido.
A ver, me encanta leerlos de nuevo, es sólo que... ya no sé cómo abordarlos. Que no sé si son lo que estoy buscando.

Diablos! Que no son para nada lo que estoy buscando.

Porque yo no estoy buscando nada.

Yo había renunciado a la búsqueda hace tiempo, cuando se me dijo que el que busca, nunca encuentra.
Y como yo quería encontrar, convertí mi vida en encuentros, que es mucho más interesante... desde una perspectiva.
Porque la búsqueda también tiene lo suyo.

Tal vez deba seguir buscando.
Digo, ya que mis encuentros me producen un placer tan fugaz, y me dejan ese raro sabor en todo el cuerpo... Que es casi malestar.

Creo que es culpa. Porque el placer me duró poco, o la experiencia no fue del todo satisfactoria, y no me gusta ser una amante descortés.

Pero tengo que vestirme y marcharme, sabes?
No, nadie me espera en casa... -sonrío con tristeza. Recordar penas pasadas y hacer malas asociaciones de ideas...
Alzo la vista y tengo que sonreir, con alegría autentica esta vez.
Here It Is.

Hace poco leí algo que escribió alguien que no me agrada. Personalmente, en la vida real. Imagino que lo plagió de alguna parte, porque mi ego se siente mejor siendo mezquino con esa chica y pensando que su mente no puede ser tan brillante para rozar siquiera lejanamente la Verdad.
Y sí, soy esa clase de persona y tengo mis arrebatos.
Y también estoy locamente enamorada de la persona que soy, y no me cambiaría un ápice, porque amar es aceptar, sabes? ^^

Here It Is.

Sonrío.
Vale... Aceptaré que la Verdad haya usado una herramienta tan odiosa como ella, para hacerme pelear con una idea, porque es la única forma en que me gusta funcionar: llevando la contraria.

¿Qué escribió la tipa en cuestión? Pues algo sobre la búsqueda y el encuentro, y los milagros maravillosos que suceden tras los encuentros.
A la mierda, pensé cuando lo leí. Yo encontré lo que pude haber estado buscando si hubiese estado buscando algo y, ¿sabes qué? NO PA-SO NA-DA. NADA DE NADA.
Que se jodan los mensajes "Nueva Era". La vida es una mierda. La felicidad no es de este mundo (Gracias Strindberg).

Here It Is.

Vaaaaleeeee... Sí, Brujita tiene razón. Sí pasó algo.
Que sé que no tengo que seguir buscando. Que sé exactamente dónde está lo que no estoy buscando, y sé exactamente cómo encontrarlo.

Que es exactamente lo que sabía que sería y que satisface plenamente todo mi ser. Que me deja un sabor delicioso. Que es... Una cagada. Una mierda absoluta y completa.

A ver, ustedes, lectores hipotéticos, ¿recuerdan el animé "Angel, la niña de las flores"? A lo mejor se llamaba diferente en sus países. La historia va de una niña que tiene que ir por el mundo, pasando roncha, acompañada de un perro bobo y una gata astuta -sí, soy una gata, de madera (o conejo, o liebre, según convenga) ^^-, y detrás de un vagabundo que nunca se dejaba alcanzar y que terminaba regalándole flores a toooodaaas las demás.
(Cualquier parecido con la realidad... No es una puta coincidencia!)
Al final, la carajita encuentra la mentada "flor de los siete colores" que estuvo buscando en... (ALERTA DE SPOILER) TA RA TA TAAAAN: el jardín de su casa!
¬¬''''
Esa fue la cara que puse.

Esa es la cara que pongo cada vez que me doy cuenta que Ahí Está.
Me provoca golpearme la cabeza contra la pared.
Y saltar de alegría también.
Saltaría a sus brazos y me fundiría en un apasionado beso... Pero Eso no tiene una forma física.
¿Qué puedo decir? Soy una tipa espiritual a la que le gusta el sexo. Rudo, preferiblemente.

Soy feliz. Infinitamente feliz.
Sí, a veces todavía quiero suicidarme y eso, pero generalmente soy feliz.
No, no es esquizofrenia ni trastorno bipolar.

Es que a veces olvido que Ahí Está. O, perdoname que te lo diga tan claramente, que el hecho de que Estés Ahí, no es del todo suficiente.

Coño, que a veces yo no soy del todo suficiente.
Que a veces me gusta perderme y olvidar que Estás Ahí.
Porque tengo una naturaleza infiel, sabes?
Y yo sé que eres un Mirón, pero... a veces mola más pensar que no puedes verme.

Parafraseando:  Ah, Leucó. A veces olvido que sé.






PD: Si a alguien le interesa, los libros son Magia Griega Práctica de Murry Hope y Las diosas de cada mujer de Jean Shinoda Bolen. Dos libros interesantísimos que por supuesto voy a releer ^^